07 de febrero:

Entre las muchas imágenes milagrosas de la Madre de Dios a través de la cual se digna conceder sus favores, hay una en la iglesia del monasterio de los Carmelitas en Viena, bajo la advocación de “Madre de la Gracia”, o “Nuestra Señora de Gracia”, también conocida también como “Nuestra Señora de la Cabeza Inclinada”.

En 1610, Domingo de Jesús – María, religioso carmelita y devoto mariano, se enconraba en el altar de la iglesia del monasterio de Maria della Scala en Roma y encontró la pintura al óleo de la Madre de Dios.

LEER  COMPLETO

Anuncios