SAN ANDRÉS CORSINI, Obispo y Confesor

Traemos siempre en nuestro cuerpo la mortificación de Jesús,
a fin de que la vida de Jesús
se manifieste también en nuestros cuerpos.
(2 Corintios 4, 10)

n. 1302 en Florencia, Italia;
† 6 de enero de 1374 en Fiésole, Italia
Protector contra los desórdenes civiles, disturbios y motines.
Este santo no respondió al principio a los cuidados de que lo hicieron objeto sus padres; pero a raíz del relato que le hizo su madre de un sueño maravilloso que tuvo a su respecto, fue Andrés a arrojarse a los pies de la Santísima Virgen y tomó la resolución de entrar en la orden del Carmelo. Nombrado a pesar de sus resistencias, obispo de Fiésole, redobló sus austeridades. Todos los días recitaba los salmos penitenciales y las letanías de los santos disciplinándose sin compasión. Murió el 6 de enero de 1373, a los 72 años de edad y a los 13 de su episcopado.

MEDITACIÓN SOBRE LA MORTIFICACIÓN
LEER COMPLETO

Anuncios